Urgencias Vittal 24hs: 4000-8888 • 4556-4556 • 0810-333-8888

Programa de prevencion de diabetes

La Diabetes Mellitus es un trastorno metabólico que se manifiesta por niveles de glucosa en sangre (glucemia) por encima de los límites normales. Si no se trata adecuadamente estos niveles alcanzan valores excesivamente altos, dando lugar a las complicaciones agudas o crónicas de la diabetes.

¿Cuáles son sus causas?
La glucosa es un azúcar que proviene de los alimentos que comemos, circula por la sangre y es utilizada por el organismo para obtener la energía necesaria para desarrollar cualquier tipo de trabajo.
La causa de la diabetes es una anomalía en la producción o el funcionamiento de la insulina por el páncreas.
La insulina es una hormona que fabrica el páncreas, cuya misión es facilitar el paso de los azúcares de la sangre a las células.
Cuando no hay insulina como en los diabéticos jóvenes (Tipo 1), o no funciona correctamente, como ocurre en los adultos (Tipo 2), el azúcar no pasa de la sangre a los órganos y el funcionamiento es deficiente. Luego de un tiempo, el azúcar se acumula en la sangre en cantidades superiores a las normales, apareciendo hiperglucemia.
Cuando la glucosa en sangre es superior a 180 mg, (según el método utilizado por el Laboratorio) el organismo no puede retenerla, por lo que la elimina por la orina: hay Glucosuria.
En un paciente mal controlado o no tratado aparecerá hiperglucemia y glucosuria
La causa más frecuente de la Diabetes Mellitus es la producción insuficiente de Insulina por el páncreas. La falta de insulina provoca hiperglucemia y glucosuria.

¿Cómo se detecta la Diabetes?
El estudio de diabetes se realiza mediante la medición de la glucosa en sangre y en ayunas (glucemia basal) y se recomienda en las siguientes circunstancias:
• En todos los individuos mayores de 45 años, y repetir cada 3 años mientras sea normal.
• En la población más joven cuando existan factores de riesgo.
• Cuando aparezcan síntomas o signos que sugieran diabetes:

– poliuria (orinar mucho)
– polifagia (aumento del apetito)
– polidipsia (beber mucho por sed)
– pérdida de peso
– retinopatía
– proteinuria
– infecciones urinarias a repetición
– infecciones cutáneas a repetición

Cuando el nivel de glucosa plasmática en ayunas está entre 110 y 125 (según el método utilizado por el Laboratorio), hay que repetir la glucemia y si persiste, realizar un Test de Tolerancia Oral (75g de glucosa disuelta en 300 ml de agua que se ha de tomar en 3-5 minutos)

¿Cómo se diagnostica?
Una glucemia al azar, en plasma venoso, mayor de 200 mg/dl (según el método utilizado por el Laboratorio)
Una glucemia plasmática en ayunas mayor o igual a 126 mg/dl, en 2 tomas en distintos días (según el método utilizado por el Laboratorio)
Una glucemia plasmática a las 2 horas de realizar el Test de Tolerancia Oral a la Glucosa = 200 mg/dl (según el método utilizado por el Laboratorio)

¿Cuales son los objetivos de control de la glucemia?
El Consenso Europeo presenta unas recomendaciones del control de la glucemia basada en tres variables:
• Hemoglobina glicosilada HbA1c menor o igual 6,5 (indica los niveles medios de glucosa en sangre durante los últimos 3 meses) (según el método utilizado por el Laboratorio)
• Glucemia (plasma venoso) en ayunas menor 110 mg/dl (según el método utilizado por el Laboratorio)
• Autoanálisis domiciliarios antes de las comidas de 100 mg/dl y dos horas después de las comidas de 135 mg/dl (según el método utilizado por el Laboratorio)

¿Cómo se trata la diabetes?
Objetivos del tratamiento:
• Eliminar los síntomas y conseguir niveles de glucosa normales.
• Prevenir y tratar las complicaciones agudas precozmente
• Evitar las hipoglucemias (bajadas de glucosa por debajo de 60 mg/dl). (según el método utilizado por el Laboratorio)
• Controlar los factores de riesgo cardiovascular y retrasar la aparición de complicaciones cardiovasculares
• Garantizar una nutrición adecuada
• Promover el autocuidado
• Mejorar la calidad de vida del paciente diabético

Tratamiento:
Se basa en 5 pilares:
1. Dieta alimenticia.
2. Ejercicio físico.
3. Autocontrol analítico en domicilio.
4. Comprimidos o insulina.
5. Educación en diabetes

1. Dieta
La dieta es una dieta equilibrada, sana y que no requiere un costo económico adicional.
Los objetivos son:
Limitar la cantidad de azúcares simples, es decir, los que se absorben rápidamente por el intestino, lo que provoca subidas rápidas de la glucemia. El diabético debe evitarlos o limitarlos en su consumo diario. Estos azúcares son: todo tipo de azúcar, miel, mermeladas, refrescos, gelatinas, caramelos, chocolate, frutas en conserva, cerveza, vino dulce, tartas, pasteles, dulces. La fruta fresca, zumos naturales sin azúcar, compotas sin azúcar, contienen azúcares naturales así que para evitar subidas rápidas de la glucemia no se deben tomar en grandes cantidades en una sola comida. Los alimentos ricos en fibras son muy aconsejables, pues la fibra no se digiere, aporta volumen y enlentece el paso de la comida a través del estómago e intestino, disminuyendo la absorción de hidratos de carbono (azúcares). Alimentos ricos en fibra son: pan integral, fruta natural con piel, verduras frescas, verdura cocida, habas secas. Se recomiendan 40 g de fibra al día.
Proteínas: Se recomienda 1g/Kg peso ideal/día. Son necesarias para el crecimiento del cuerpo y la reparación de los tejidos. Los alimentos ricos en ellas son: carnes, pescados, huevos, queso, leche.
Grasas: Hay que moderar el consumo de grasas, pero más importante es prevenir la elevación del colesterol en la sangre. Para ello hay que reducir el consumo de grasa animal o saturadas. Lo ideal sería tomar un 70% de grasas vegetales y 30% de grasa animal.
Reducir el peso en los diabéticos obesos, mediante la limitación de la cantidad de calorías y mantenerlo en aquellos diabéticos de peso normal. La mayoría de los diabéticos utilizan dietas entre 1.250 y 1.750 kilocalorías, según su grado de actividad física.
Horario y reparto de las comidas: El repartir la dieta en al menos 4-5 comidas diarias ayuda a mantener el equilibrio de los niveles de glucosa en sangre. Así se hará desayuno, media mañana, comida, merienda, cena y un pequeño suplemento antes de acostarse.
Es importante realizar las comidas a la misma hora pues contribuye a un mejor control diabético.
Alimentos especiales para diabéticos: no confiar. La mayoría no ofrecen ventajas, pues presentan las mismas calorías. Solo algunos edulcorantes o endulzantes artificiales como sacarinas, aspartamo y alimentos elaborados solo con este tipo de azúcares.
Bebidas alcohólicas: evitar las que tienen alcohol y alto contenido en azúcar como cerveza, vinos dulces, sidras dulces, licores. Se pueden tomar con moderación, las que tienen alcohol y baja cantidad en azúcar: whisky, vinos y jerez secos y sidra natural. Se consumirá siempre con las comidas y no más de 30-40 gr.

2. Ejercicio físico
Es importante para el diabético por 3 razones importantes:
• Ayuda a perder peso.
• Reduce los niveles de glucosa al incrementar la eficacia de la insulina.
• Es una buena prevención y tratamiento de la enfermedad cardiovascular.

3. Autocontrol analítico en domicilio
¿Cuáles son las complicaciones de la Diabetes?
Complicaciones de la circulación:
– De los grandes vasos: puede provocar desde molestias en las piernas hasta gangrena y ataques al corazón. Para evitarlo además de mantener buenos controles de las glucemias, no fumará, hará una dieta baja en grasas animales y un buen control de la tensión arterial.
– De los pequeños vasos: se pueden producir alteraciones en la vista o en el riñón. Por ello es recomendable realizarse revisiones en el oftalmólogo (fondo de ojo) y estudio del riñón mediante el estudio de la orina y de la sangre.

Complicaciones en el sistema nervioso:
Esto puede causar impotencia en los hombres, entumecimiento y hormigueo en los pies y parte inferior de las piernas, dolores tipo ciática, problemas en el funcionamiento de la vejiga y del intestino.

4. Fármacos
Los hay de dos tipos: antidiabéticos orales y la Insulina.

5. Educación en diabetes
Cuidados de los pies
Muchas veces se pierde sensibilidad en los pies y el paciente no se percata de pinchazos, erosiones, roces, cortes. Deben cuidarse con especial esmero para evitar la aparición de erosiones, infecciones y en último término gangrena, que puede conducir a la amputación.
Higiene de los pies: Lavarse todos los días los pies con agua templada y secarlos bien, observando si hay cortes o cambios de color. Las uñas de los pies se deben cortar en línea recta y limar después los bordes, sin erosionar los dedos.
Calzado: Es mejor calzar zapatos que zapatillas. Evitar los zapatos estrechos o que le molesten.
Procure no caminar con los pies descalzos sobre superficies rugosas.
No se siente cerca del fuego o de la estufa.
Evite llevar ligas o calcetines ajustados, pues dificultan la circulación.
No utilice callicidas, en caso de tener callos acudir a su podólogo.

Share This: